Leer en una pantalla

Las personas que aman la literatura por lo general son personas muy sensibles e imaginativas. Para ellas la literatura es mágica y los libros son un tesoro invaluable. Por lo general estas personas tienen sus casas repletas de libros y les cuesta mucho trabajo desprenderse de ellos. Sin embargo, los tiempos han cambiado rotundamente para los lectores. Creo que estos cambios han sido para bien, aunque algunos no lo acepten del todo.

Y estos cambios en la manera de leer han llegado de la mano de la tecnología, que muchas veces se pone al servicio de las personas y no de la carrera armamentista y otros flagelos. Pues sí, la tecnología puso en nuestras manos nuevos dispositivos que sirven para leer. La lectura en formato digital no es algo nuevo realmente, pues desde hace tiempo algunos libros han circulado de manera digital no ha habido otra forma de conseguirlos.

 

Pero leer desde una PC es como una tortura, más cuando uno se pasa todo el día frente a la pantalla. No fueron pocos los que sufrieron serios malestares de columna debido a estar todo el tiempo en la misma postura. Por suerte los nuevos dispositivos nos hacen la vida mucho más fácil. Ahora mismo leer libros digitales es algo bastante sencillo porque los dispositivos cada vez son más cómodos. Los libros también se han adecuado a los nuevos formatos y ya no hay que leerlos en Word o en PDF, sino que vienen listos para este tipo de lectura. Los Epub y los Mobi, son solo algunos de los formatos en los que se pueden conseguir los volúmenes.

Claro que para muchos lectores apasionados no hay nada como el papel. Muchos están completamente en contra de los libros digitales porque no tienen la textura de las hojas ni el olor maravilloso de los libros. Sin embargo, para otro gran grupo de lectores los libros digitales son como una alternativa ecologista que evita que se talen tantos árboles para hacer papel.

En lo que sí coinciden unos y otros es que gracias a los libros digitales es posible leer libros que de otra manera no podrían conseguirse porque se agotan muy rápido en las librerías o porque simplemente están censurados.

Claro que cada quien lee lo que quiere, lo que puede y como puede, pero a fin de cuentan lo más importante no es el formato sino su contenido.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *