La magia de la obra de Oscar Wilde

¿Sabes quién fue Oscar Fingal O’Flahertie Wills Wilde? En realidad adivinar por este nombre tan peculiar puede ser un tanto difícil, pero si te digo que es Oscar Wilde seguramente sabes de quien te hablo. El autor de obras tan bellas como la novela El retrato de Dorian Gray y el cuento El ruiseñor y la rosa. El escritor nació el 16 de octubre de 1854 en medio de una familia de dinero y ardua vida intelectual. Esto lo motivó a una edad temprana para escribir sus propios textos. Desde muy pequeño Oscar Wilde dio muestras de una gran inteligencia, y no menos sensibilidad para entender la esencia de la existencia humana. Todo esto queda reflejado en sus múltiples textos.

Una curiosidad: Oscar Wilde nació en la ciudad de Dublín, antes considerado como parte del Reino Unido y hoy Irlanda. Durante su vida llegó a dominar a la perfección los idiomas inglés (lengua materna) y el francés. En este último idioma llegó a publicar muchísimos textos, tanto de prosa como poesía.
Entre sus múltiples actividades intelectuales, Oscar Wilde también dedicó un tiempo al periodismo, aunque sin los resultados de alto vuelo que obtuvo en la narrativa (El retrato de Dorian Gray) y la poesía.
Tristemente el autor de El retrato de Dorian Gray murió muy joven. A la edad de 46 años el escritor murió en la más absoluta pobreza y alejado del glamur que lo acogió toda la vida. Sus últimos días los vivió en Francia, específicamente en París. La ciudad de las luces fue su última morada y allí se apagó la luz de uno de los autores de habla inglés más importantes de todos los tiempos. Los amantes de su obra, que se cuentan por cientos en el mundo entero, visitan su tumba como un modo de rendir un ultimo tributo al autor de La importancia de llamarse Ernesto. El cementerio del Père-Lachaise y Cimetière de Bagneux es su morada eterna.
Durante su vida Oscar Wilde se vio envuelto en numerosos escándalos derivados de su inclinación sexual. A pesar de estar casado con la irlandesa Constance Lloyd, el escritor tuvo un tórrido amorío con el poeta Robert Baldwin Ross. En la época en la cual le tocó vivir a Oscar Wilde este tipo de aventuras sexuales eran castigadas con la prisión, sitio al que fue a parar el escritor por dos años.
Tristemente sus hijos, Cyril Holland y Vyvyan Holland, cambiaron sus apellidos con tal de no verse envueltos en el escándalo gay de su padre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *